NAVIDAD 2017

“Navidad 2017”

Ya se acaba el primer mes del año y quedan atrás las fiestas navideñas, bueno en mi casa aún quedan restos de ellas, porque aún quedan amigos por hacer el recorrido turístico por la decoración y la gastronomía navideña de la misma.

Como alguna vez he contado, la Navidad para mí, desde muy pequeña, es una época que vivo con gran emoción, tanto es así, que los que me conocen disfrutan mucho más con mi ilusión párvula y mi emoción por tenerles cerca, que jamás me fallan, hacen todo lo posible por venir a disfrutarla conmigo, aunque eso signifique viajar en el tiempo desde casi febrero al pasado diciembre…

Este año, las circunstancias impidieron que el despliegue decorativo, de otros años, haya sido tan enorme y trabajoso, pero a pesar de todo, se puede decir que sí ha habido NAVIDAD.

Conseguí terminar la vajilla navideña.

Tomé una antigua vajilla de Limoges del siglo XVIII, con el borde en oro y unas pequeñísimas y delicadas rosas rosas y la convertí en una bonita vajilla navideña con transferibles vitrificables y golpe de horno. Fue un trabajo largo, pero con paciencia tuve la tremenda ilusión de poder obsequiar a mis invitados en la cena de Nochebuena con una preciosa mesa en la que la protagonista principal fue ella.

Este año, no hubo cinco árboles de Navidad decorados de distintas maneras, sólo hice;

  • Uno para el pasillo con un perchero y una guirnalda de pino al que le colgué seis farolillos de cristal con leds y seis bolas de cristal con acebo y nieve dentro, una composición sencilla y elegante, a la par que original
  • Uno pequeño y colgante con palos de distintos tamaños y adornado con renos y osos polares.
  • Y finalmente, en la antigua lámpara de pie del salón hice otra pequeña composición, cambiando la pantalla original por una triangular que forré con guirnaldas de pino y adorné con lazos de cuadros escoceses rojos y verdes y pequeños ramilletes con piñas y frutos rojos.

Puse el Belén grande en la entrada, un misterio antiguo en color marfil y dorado en una de las mesas del salón, el misterio madrileño en mi habitación y un Niño Jesús, herencia de unas tías, con más de cien años, en la mesa del salón.

Este año el color predominante fue el rojo, que vistió toda la casa.

Sólo hice una corona con tela de saco, cinta roja estampada y flores de pascua.

Y como gran novedad, mis lienzos pintados en acrílicos con escenas navideñas, que además de decorar mi pasillo, han sido el motivo de mis felicitaciones navideñas. Hice fotos de ellos y las envié o las entregué a la gente más allegada a mí.

Como muestra de la decoración navideña 2017 os dejo estos vídeos y espero que disfrutéis de ellos como yo lo hago con el espíritu de la Navidad.

CENA DE NOCHEBUENA

COMIDA DE NAVIDAD

CUADROS NAVIDEÑOS