RAMO DE HORTENSIA BLANCA, ROSAS COLOR ROSA Y CAÍDAS CON HIEDRA

“Ramo de Hortensia blanca, rosas color rosa y caídas con hiedra”

Este ramo me lo encargaron para una boda civil muy peculiar, la ceremonia se celebró en el ayuntamiento de un pueblo de la comunidad de Castilla-La Mancha y el resto de la misma fue en un balneario situado en otro pueblo de la comarca.

La novia tenía un capricho especial para su ramo,  éste tenía que tener una hortensia blanca, capullos de rosas en color rosa y hiedra que hiciese de caída del ramo.
El vestido de la protagonista, en sí, no era de novia como tal. Se trataba de un vestido de firma, largo, en color blanco roto, de un tejido ligero y muy vaporoso, con un corte que semejaba el helénico, pero sin ser estrictamente griego.
El peinado, fue un semirrecogido con rizos cayendo en cascada.
La elaboración del ramo no fue tan costosa como encontrar la famosa hortensia, dado que la boda no se iba a desarrollar en época de hortensias blancas y la búsqueda fue complicada, mi proveedora me consiguió, después de mucho esfuerzo, una maceta con dos grupos de flores de dicha planta y me la tuvo que traer del extranjero.
Una vez que la hortensia blanca, los capullos de rosa rosas y la hiedra, estaban bajo mi control, tenía que conseguir armonizar el conjunto y para ello me decanté por añadir unas freesias rosas, paniculata blanca como flores de relleno, unas cintas para decorar y hojas de espilastra para cerrar la empuñadura.
Como remate final, en el extremo opuesto de la caída del ramo, el de la hiedra, puse una flor hecha  del mismo material que las palmas infantiles que desfilan en la procesión de Domingo de Ramos en Semana Santa.
Como todos los ramos de novia que hago, tienen una anécdota curiosa a su alrededor. La de éste fue tan sonada, que casi no llega a la ceremonia…
La boda era de mañana, el ramo lo hice en Madrid y me puse en camino con tiempo suficiente para llegar a tiempo.
Al llegar al hotel rural, los dueños no estaban y tuvimos que buscarlos por todo el pueblo, ahí se perdió mucho tiempo, después de encontrarlos, acomodarme en la habitación y prepararme acorde a la ocasión, había que ponerse en camino hacia el pueblo de la ceremonia, sin GPS y por unas carreteras secundarias muy mal asfaltadas, el reloj corría en nuestra contra, la hora de la ceremonia llegaba y tanto el ramo como yo, nos encontrábamos perdidos alrededor de un gran y famoso pantano.
La persona que ofició la ceremonia tuvo a bien retrasar el evento hasta la llegada del ramo.
Después de casi 20 minutos y con la puerta del ayuntamiento llena de gente esperando nuestra llegada, cuál caída del maná, llegó el ramo a completar la belleza de la novia y al fin todo siguió su curso natural.
 DSC02235
DSC02239
DSC02240
DSC02241
Si deseas más información puedes escribirme al e-mail: elrincondenena18@gmail.com y con mucho gusto me pondré en contacto contigo para contarte todo lo que estés interesado/a en saber. También rellenando el formulario de contacto de la barra que aparece en la página de inicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *