NAVIDAD 2017

“Navidad 2017”

Ya se acaba el primer mes del año y quedan atrás las fiestas navideñas, bueno en mi casa aún quedan restos de ellas, porque aún quedan amigos por hacer el recorrido turístico por la decoración y la gastronomía navideña de la misma.

Como alguna vez he contado, la Navidad para mí, desde muy pequeña, es una época que vivo con gran emoción, tanto es así, que los que me conocen disfrutan mucho más con mi ilusión párvula y mi emoción por tenerles cerca, que jamás me fallan, hacen todo lo posible por venir a disfrutarla conmigo, aunque eso signifique viajar en el tiempo desde casi febrero al pasado diciembre…

Este año, las circunstancias impidieron que el despliegue decorativo, de otros años, haya sido tan enorme y trabajoso, pero a pesar de todo, se puede decir que sí ha habido NAVIDAD.

Conseguí terminar la vajilla navideña.

Tomé una antigua vajilla de Limoges del siglo XVIII, con el borde en oro y unas pequeñísimas y delicadas rosas rosas y la convertí en una bonita vajilla navideña con transferibles vitrificables y golpe de horno. Fue un trabajo largo, pero con paciencia tuve la tremenda ilusión de poder obsequiar a mis invitados en la cena de Nochebuena con una preciosa mesa en la que la protagonista principal fue ella.

Este año, no hubo cinco árboles de Navidad decorados de distintas maneras, sólo hice;

  • Uno para el pasillo con un perchero y una guirnalda de pino al que le colgué seis farolillos de cristal con leds y seis bolas de cristal con acebo y nieve dentro, una composición sencilla y elegante, a la par que original
  • Uno pequeño y colgante con palos de distintos tamaños y adornado con renos y osos polares.
  • Y finalmente, en la antigua lámpara de pie del salón hice otra pequeña composición, cambiando la pantalla original por una triangular que forré con guirnaldas de pino y adorné con lazos de cuadros escoceses rojos y verdes y pequeños ramilletes con piñas y frutos rojos.

Puse el Belén grande en la entrada, un misterio antiguo en color marfil y dorado en una de las mesas del salón, el misterio madrileño en mi habitación y un Niño Jesús, herencia de unas tías, con más de cien años, en la mesa del salón.

Este año el color predominante fue el rojo, que vistió toda la casa.

Sólo hice una corona con tela de saco, cinta roja estampada y flores de pascua.

Y como gran novedad, mis lienzos pintados en acrílicos con escenas navideñas, que además de decorar mi pasillo, han sido el motivo de mis felicitaciones navideñas. Hice fotos de ellos y las envié o las entregué a la gente más allegada a mí.

Como muestra de la decoración navideña 2017 os dejo estos vídeos y espero que disfrutéis de ellos como yo lo hago con el espíritu de la Navidad.

CENA DE NOCHEBUENA

COMIDA DE NAVIDAD

CUADROS NAVIDEÑOS

ARBOLES DE NAVIDAD 3

“Árboles de Navidad 3”

En el 2014, la decoración de los árboles de nuevo volvió a dar un giro

En la cocina monté un pequeño árbol que adornaba la mesa camilla que tengo, lo monté en una botella ,de cerveza alemana, de cerámica. Fue muy sencillo en adornos y muy propio del lugar donde se encontraba, pues utilicé cucharas, tenedores y sartenes de hierro pintadas en colores azul, verde, rojo, blanco, plateado y dorado  con escenas navideñas dibujadas. también puse lazadas con purpurina roja.

Salpicada iba la lluvia roja, plateada e irisada.

En la copa, tres regaderas de hierro en colores rojo, azul y blanco con caritas de muñecos de nieve, en el centro un muñeco de nieve plateado hecho de alambre y perlas y en ambos extremos dos cucharas.

12244632_1525369561117357_1758917221190537071_o

12265709_1525369007784079_3688205469240595251_o

En el pasillo monté un árbol de 90 cm, encima de caja que simulaba un gran regalo, la envolví con un mantel de papel plateado, le puse una cinta negra y plateada, de las que tiene alambres en los extremos y coronando el regalo, un gran lazo con purpurina plateado.

La decoración del árbol era negra y plateada, utilicé cintas negras con purpurina plateada y plateadas, de las que llevan alambre en los extremos para poderles dar forma, hice lazadas y tirabuzones, en los puntos de inserción a las ramas puse tres bolas, dos plateadas y una negra, y en los huecos que restaban ramilletes de acebo plateados.

En la copa una estrella con purpurina negra y algún toque plateado y en la base de esa estrella flores de pascua en color plata.

En el pie de árbol puse cintas negras y plata y una lazada con purpurina plateada

img_20150111_152841955

img_20151025_122121

En el salón monté un árbol de 120cm, encima de una camarera metálica que iba adornada con el cubre pie de árbol en fieltro de color marfil, con estrellas doradas y en el estante inferior una escena muy nevada llena de osos polares y muñecos de nieve. A ambos lados de la camarera iban en lado derecho un gran ángel de terracota blanco y dorado y en el lado izquierdo una damajuana pintada con una flor de pascua blanca y ramas de helecho escarchado. Y una pareja muy simpática de Papá Nöel y Rodolfo

El árbol iba decorado en marfil y dorado. Usé cintas doradas y marfil, con alambre en los extremos y una gran banda de organza en color marfil, con ellas hice un entrecruzado. En los puntos de inserción de las cruces a las ramas, iban tres bolas, dos doradas y una marfil. Los huecos los fui cubriendo  con flores de pascua blancas, flores doradas y estrellas de hielo.

La copa del árbol estaba coronada por un ángel napolitano con la carita y las manos de porcelana, a ambos lados del ángel dos espigas doradas.

img_20150111_151024315

img_20141221_214543

img_20150111_153050249

 

ARBOLES DE NAVIDAD 2

“Árboles de Navidad 2”

Os voy a mostrar los árboles del 2013, que le dieron un giro a la decoración del 2012 de 180º

Os mostraré un pequeño, pero muy lucido árbol de plumas.

Partí de un cono de porex al que le fuí pegando, con silicona caliente, una boa de Marabú, con plumas de color blanco, una vez cubierto de plumas le puse una pequeñitas campanas doradas y unos Papá Nöel muy chiquititos. En la punta del árbol una estrella con purpurina dorada.

12185334_1519859448335035_8547732859407589733_o

img_20151025_121459_wm

img_20151026_130915_wm

En la entrada, monté un arbol de 120cm que lo subí a un pedestal de hierro forjado para darle altura.

El árbol estaba decorado en naranja y dorado.

Usé organza de color naranja y una banda de rejilla dorada para decorar el perímetro del árbol, en los puntos de inserción a las ramas puse tres bolas de navidad, dos doradas y una naranja. Los huecos libres los rellené con flores de pascua doradas, mariposas de organza naranjas y doradas, y ramilletes de flores naranjas y dorados.

En la copa, una gran estrella dorada con unas hojas de arce en metacrilato naranja y a ambos lados de la estrella dos ramilletes de ramas y bolas doradas.

img_20151026_130948_wm

img_20151106_231008_wm

En el otro extremo del pasillo monté un árbol de 90cm encima de una gran caja que decoré como si fuese un gran regalo, la forré con un mantel de papel plateado, le puse sus cintas alrededor color morado y un gran lazo morado con purpurina realzaba ese enorme regalo.

El árbol estaba decorado en colores plata y morado. Con cintas de las que llevan alambres el los bordes, adorné todo el perímetro haciendo lazadas y tirabuzones, en los puntos de inserción puse tres bolas, dos moradas y una plateada. Los huecos los rellené con flores de pascua moradas.

En la copa, puse un angelito de metal morado y a ambos lados los ramilletes de acebo plateados.

20131210_221803_wm

img_20151025_121853_wm

img_20161107_114049

img_20161107_114136

En el salón monté un árbol de 120cm de altura, lo subí a una camarera metálica que disimulé con un pié de árbol de fieltro rojo ribeteado en dorado y en el estante inferior puse una caja de regalo de sisal, en rojo y dorado con luces dentro y un Papá Noël de pie.

La decoración del árbol era roja y dorada.

Empecé por tomar cintas anchas con alambre a los lados para hacer un entrecruzado con ellas, en los cruces de las mismas, puse tres bolas, dos doradas y una roja. En los huecos adorné con flores de pascua rojas y bolas labradas rojas.

En la copa del árbol hice un pompón con cintas rojas y doradas en el que coronaba una gran bola roja labrada, a ambos lados unas plumas rojas y unas espigas doradas.

img_20151025_121835_wm

img_20151026_130853_wm

ARBOLES DE NAVIDAD 1

“Árboles de Navidad 1”

No sé si os he contado que mi época del año preferida es la Navidad, por muchos motivos; está cargada de matices que la hacen especial, la luz es distinta y son dieferentes los colores, olores y sabores.

Es el triunfo de la ilusión sobre la realidad cruel, aunque sólo sea por unos breves instantes se nos permite volver a ser áquel niño que fuimos, soñar ingenuamente, pensar con libertad.

No es menos falso que hay miles de cosas que la desprestigian; los fingidos cariños, la comprometidas reuniones que la educación nos obliga a aceptar y lo peor de todo, es el terrible abuso comercial.

Pero quitémosle esos factores negativos y busquemos otra realidad.

Yo celebro un Nacimiento, un cumpleaños muy especial, porque es la época en que, ya sea por historia, conviciones religiosas o de manera tradicional, se festeja el inicio del Amor Universal, ese que lo puede todo.

Me reuno con todos los míos en la gran casa familiar, gritos, jaleos y nervios, nos ayudan a olvidar esa distancia que a veces no nos permite abrazarnos con tanta facilidad.

Mi casa cambia completamente, se llena de colores y luces, los Villancicos no dejan de sonar. Tengo una cita obligada con el ballet del Cascanueces y el desayuno del día uno de enero disfrutando del Concierto de Año Nuevo, donde bailarinas vestidas de princesas se mueven en salones palaciegos con las notas de un Vals.

Me sigo poniendo nerviosa cuando el día de Nochebuena, me meto en la cama, pensando que en el de Navidad, lo mismo debajo del árbol Papa Nöel algo me va a dejar.

Todos los años escribo mi carta a los Reyes Magos con la misma ingenuidad de cuando era pequeña, voy a la Cabalgata nerviosa y cuando la noche se llega a cerrar, una bandeja con tres copas de licor y unos polvorones esperan a los Magos de Oriente para que su trabajo de noche se lleve con más livianidad.

Mis amigos ajustan sus agendas apretadas, para acudir a esa cita que ya es tradicional, una comida o cena, la más entrañable de todas, de la que siempre nos quedamos con ganas de más. Y lo más importante de todo, es que todos se esfuerzan por lo feliz que me hace y lo importante que es para mi mi Navidad.

Hay momentos dolorosos, un poco tristes, cuando recuerdo a los que se fueron y ya conmigo no van a alzar su copa, ni sus besos mis mejillas van a posar y cuando las lágrimas a la fuerza empujan en mis ojos, pienso que ellos, a escondidas, brindan conmigo desde otro lejano lugar.

Quizás peque de ñoña, quizás no quiera crecer, pero siempre a mi me emociona todo lo que se revuelve al llegar la Navidad.

Os prometí enseñaros decoraciones navideñas y si las circunstancias hubiesen sido otras, hasta habríamos preparado una especie de curso para enseñaros mil maneras de hacer decoraciones navideñas.

No ha podido ser como se esperaba, por causas personales, pero sí os mostraré todo aquello que he hecho desde hace tiempo, empezaremos por los árboles más sencillos para acabar por los más elegantes y elaborados.

En mi casa, se ponen entre 4-5 árboles, poco a poco, cada año han ido aumentando hasta llegar un tope, porque sino tendría que invadir la casa a mis vecinos y no sé si estarían dispuestos al tema…

Hoy os mostraré los árboles que monté en el año 2012.

En la entrada de la casa, monté un pequeño árbol decorado solamente con flores de pascua blancas y rojas.

En la base del árbol puse una cesta de mimbre verde adornada con un ramillete de acebo, pino, piñas y manzanas rojas.

12182907_1519880328332947_4513976963490400975_o

En el pasillo monté un pequeño árbol de decorado con angelitos de cristal y de porcelana, con un collar de cuentas doradas y en la copa del árbol, un lazo de rejilla dorada del que salían dos tirabuzones hechos con cinta dorada (de las que llevan alambre en los bordes), la luces eran de varios colores.

arbol-angelitos-de-cristal-blog

En una esquina del salón encima de la repisa de una lámpara monté un árbol de ramas pintado con purpurina plateada y colgué de sus ramas unas decoraciones de madera con forma de estrella hechas a mano, con escenas navideñas diferentes en cada una de ellas (unas decoraciones especiales que me traje de Brujas en un viaje que hice en un puente de diciembre). Luego le puse lluvia plateada y roja cayendo por encima.

12188102_1519881764999470_4105563654876514224_o

En el salón monté un árbol algo más grande, encima de una camarera metálica que adorné con ramas de pino y calcetines de navidad. En el estante de abajo puse un juego de figuras de osos polares con motivos navideños, que compré en un mercado de Navidad en Gante. El árbol, en sí, estaba decorado en azul y blanco, llevaba bolas azules, y ositos polares blancos, unos collares de perlas blancas daban vueltas alrededor de las ramas y en la copa, una estrella de hielo blanca de la que salían, en cascada, cuatro tirabuzones hechos con cinta ancha color azul (con alambre en los extremos). En la base del árbol puse un pingüino y unos muñecos de nieve.

11050703_1519858018335178_1232218602704701803_o

12184289_1519880231666290_7374618244215663629_o

12186704_1519857978335182_2006431391841727071_o