ARBOLES DE NAVIDAD 1

“Árboles de Navidad 1”

No sé si os he contado que mi época del año preferida es la Navidad, por muchos motivos; está cargada de matices que la hacen especial, la luz es distinta y son dieferentes los colores, olores y sabores.

Es el triunfo de la ilusión sobre la realidad cruel, aunque sólo sea por unos breves instantes se nos permite volver a ser áquel niño que fuimos, soñar ingenuamente, pensar con libertad.

No es menos falso que hay miles de cosas que la desprestigian; los fingidos cariños, la comprometidas reuniones que la educación nos obliga a aceptar y lo peor de todo, es el terrible abuso comercial.

Pero quitémosle esos factores negativos y busquemos otra realidad.

Yo celebro un Nacimiento, un cumpleaños muy especial, porque es la época en que, ya sea por historia, conviciones religiosas o de manera tradicional, se festeja el inicio del Amor Universal, ese que lo puede todo.

Me reuno con todos los míos en la gran casa familiar, gritos, jaleos y nervios, nos ayudan a olvidar esa distancia que a veces no nos permite abrazarnos con tanta facilidad.

Mi casa cambia completamente, se llena de colores y luces, los Villancicos no dejan de sonar. Tengo una cita obligada con el ballet del Cascanueces y el desayuno del día uno de enero disfrutando del Concierto de Año Nuevo, donde bailarinas vestidas de princesas se mueven en salones palaciegos con las notas de un Vals.

Me sigo poniendo nerviosa cuando el día de Nochebuena, me meto en la cama, pensando que en el de Navidad, lo mismo debajo del árbol Papa Nöel algo me va a dejar.

Todos los años escribo mi carta a los Reyes Magos con la misma ingenuidad de cuando era pequeña, voy a la Cabalgata nerviosa y cuando la noche se llega a cerrar, una bandeja con tres copas de licor y unos polvorones esperan a los Magos de Oriente para que su trabajo de noche se lleve con más livianidad.

Mis amigos ajustan sus agendas apretadas, para acudir a esa cita que ya es tradicional, una comida o cena, la más entrañable de todas, de la que siempre nos quedamos con ganas de más. Y lo más importante de todo, es que todos se esfuerzan por lo feliz que me hace y lo importante que es para mi mi Navidad.

Hay momentos dolorosos, un poco tristes, cuando recuerdo a los que se fueron y ya conmigo no van a alzar su copa, ni sus besos mis mejillas van a posar y cuando las lágrimas a la fuerza empujan en mis ojos, pienso que ellos, a escondidas, brindan conmigo desde otro lejano lugar.

Quizás peque de ñoña, quizás no quiera crecer, pero siempre a mi me emociona todo lo que se revuelve al llegar la Navidad.

Os prometí enseñaros decoraciones navideñas y si las circunstancias hubiesen sido otras, hasta habríamos preparado una especie de curso para enseñaros mil maneras de hacer decoraciones navideñas.

No ha podido ser como se esperaba, por causas personales, pero sí os mostraré todo aquello que he hecho desde hace tiempo, empezaremos por los árboles más sencillos para acabar por los más elegantes y elaborados.

En mi casa, se ponen entre 4-5 árboles, poco a poco, cada año han ido aumentando hasta llegar un tope, porque sino tendría que invadir la casa a mis vecinos y no sé si estarían dispuestos al tema…

Hoy os mostraré los árboles que monté en el año 2012.

En la entrada de la casa, monté un pequeño árbol decorado solamente con flores de pascua blancas y rojas.

En la base del árbol puse una cesta de mimbre verde adornada con un ramillete de acebo, pino, piñas y manzanas rojas.

12182907_1519880328332947_4513976963490400975_o

En el pasillo monté un pequeño árbol de decorado con angelitos de cristal y de porcelana, con un collar de cuentas doradas y en la copa del árbol, un lazo de rejilla dorada del que salían dos tirabuzones hechos con cinta dorada (de las que llevan alambre en los bordes), la luces eran de varios colores.

arbol-angelitos-de-cristal-blog

En una esquina del salón encima de la repisa de una lámpara monté un árbol de ramas pintado con purpurina plateada y colgué de sus ramas unas decoraciones de madera con forma de estrella hechas a mano, con escenas navideñas diferentes en cada una de ellas (unas decoraciones especiales que me traje de Brujas en un viaje que hice en un puente de diciembre). Luego le puse lluvia plateada y roja cayendo por encima.

12188102_1519881764999470_4105563654876514224_o

En el salón monté un árbol algo más grande, encima de una camarera metálica que adorné con ramas de pino y calcetines de navidad. En el estante de abajo puse un juego de figuras de osos polares con motivos navideños, que compré en un mercado de Navidad en Gante. El árbol, en sí, estaba decorado en azul y blanco, llevaba bolas azules, y ositos polares blancos, unos collares de perlas blancas daban vueltas alrededor de las ramas y en la copa, una estrella de hielo blanca de la que salían, en cascada, cuatro tirabuzones hechos con cinta ancha color azul (con alambre en los extremos). En la base del árbol puse un pingüino y unos muñecos de nieve.

11050703_1519858018335178_1232218602704701803_o

12184289_1519880231666290_7374618244215663629_o

12186704_1519857978335182_2006431391841727071_o

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *